El Parlament de Catalunya aprueba por unanimidad una propuesta pionera de control de las empresas catalanas en el exterior

El Parlament de Catalunya aprueba por unanimidad una propuesta pionera de control de las empresas catalanas en el exterior

El pasado viernes 4 de noviembre la Comisión de Acción Exterior y Cooperación del Parlamento de Cataluña aprobó, por unanimidad, la propuesta de crear un Centro de Evaluación de los Impactos de las Empresas Catalanas en el Exterior. El Centro ha sido una propuesta del Grupo Catalán de Empresa y Derechos Humanos, formado por Lafede.cat y la Taula Catalana por la Paz y los Derechos Humanos en Colombia. El Grupo pedirá de inmediato una reunión con el Consejero Raül Romeva para conocer los procedimientos a seguir a partir de ahora ya que el centro debería crearse en un periodo máximo de ocho meses. Con la creación de este Centro Catalunya se sitúa como país referente en la defensa de los derechos humanos.

 

Foto: Fons Català de Cooperació

Foto: Fons Català de Cooperació

Más de 3.000 empresas catalanas operan en el exterior directamente o a través de 7.582 filiales. El proceso de internacionalización de la economía tiene a menudo impactos muy negativos en los mismos lugares donde muchas ONG llevan a cabo sus proyectos, a menudo con financiación del propio Gobierno catalán. El Grupo Catalán de Empresa y Derechos Humanos nació hace dos años para hacer visible esta realidad y para incorporar a Cataluña en los foros de debate internacionales sobre estas cuestiones. Las organizaciones catalanas están muy satisfechas por la aprobación de su propuesta y, sobre todo, por contar con el apoyo de todos los grupos políticos presentes en la Comisión de Acción Exterior y Cooperación, Relaciones Institucionales y Transparencia del Parlamento, la CAECRIT, tras del acuerdo previo alcanzado el mes de junio.

Representantes de este Grupo catalán asistieron, a finales de octubre, a la segunda sesión del Grupo de trabajo Intergubernamental del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas en Ginebra, el espacio institucional de alto nivel donde se trabaja para la creación de un Tratado vinculante para las empresas transnacionales en materia de derechos humanos, y en la cumbre alternativa que se hizo paralelamente. Los representantes catalanes se reunieron con el Asesor de derechos humanos de la Representación Permanente de España en la ONU, y presentaron el Centro de Evaluación y la Propuesta de resolución sobre un marco legislativo por el respeto de los derechos humanos de las empresas catalanas en la sociedad civil internacional en un acto donde compartieron protagonismo con una iniciativa legislativa en Suiza, que muy posiblemente culminará con la convocatoria de un referéndum, y con un proyecto de ley que se debate en Francia.

En los debates de Ginebra quedó patente que la propuesta catalana era la que había avanzado más rápidamente y que, al aprobarse, sentaría un precedente internacional.

Dani Gómez-Olivé de Lafede.cat destaca como con esta propuesta Cataluña ha captado la atención internacional: "En Ginebra hablamos con organizaciones de derechos humanos y representantes de grupos políticos de muchos países que nos pidieron que los informáramos en cuanto se "aprobara la propuesta, para poder llevarla a sus parlamentos y espacios de trabajo, y los compañeros de España nos han pedido apoyo para levantar una propuesta similar". Miembros de la delegación catalana han sido entrevistados por periodistas de todo el mundo y la propuesta catalana ha aparecido en medios internacionales. «Periodistas mexicanos nos hicimos notar que esta propuesta contradecía la imagen que se estaba proyectando en el exterior de una Cataluña« insolidaria », y se mostraron sorprendidos por el hecho de que tuviera el apoyo de todos los grupos parlamentarios, y se 'nos ha interpelado sobre si el Centro tendría capacidad para hacer comparecer a empresas como Mango, a raíz de las denuncias por la contratación de refugiados sirios en condiciones de explotación en Turquía », según Amaia Garcia de la Taula por Colombia.

Aprobación en el Parlament Catalán

La resolución aprobada insta al Gobierno catalán a crear un Centro de Evaluación de los Impactos de las Empresas Catalanas en el Exterior capaz de generar informes vinculantes de las empresas, llamar a comparecer a los diferentes actores (responsables empresariales, comunidades afectadas y ONG) y disponer de mecanismos sancionadores. Todos los grupos parlamentarios se mostraron partidarios de la creación del Centro y han agradecido que fuera una iniciativa de la sociedad civil que se ha trabajado conjuntamente con ellos.

Susana Beltrán de Ciudadanos y Adriana Delgado de JxS destacaron que el Centro posicionaría a Cataluña como referente en materia de defensa de los derechos humanos en el mundo. Adriana Delgado recordó que el tema ya estaba presente en la Ley de Acción Exterior y el Plan Director de Cooperación, y que la Universidad Rovira y Virgili estaba elaborando una propuesta de Código ético para las empresas, a petición de la ACCD. Delgado reivindicó la necesidad de que los gobiernos dispongan de mecanismos como éste para garantizar los derechos humanos, y coincidió con Ferran Pedret, del PSC, en que este instrumento debería servir para hacer cumplir los derechos sociales y laborales también en nuestro país. Pedret dijo que había que evitar el «dumping social». Joan Josep Nuet, de CSQP, insistió en que las empresas transnacionales no pueden basar su lucro en la vulneración de los derechos humanos. Juan Milián del PPC defendió que era un buen instrumento para que el Parlamento pudiera citar a comparecer a los responsables de empresas, cuando existieran denuncias bien fundamentadas sobre sus prácticas, y Gabriela Serra, de CUP-CC, señaló que el Centro era una oportunidad para acabar con la impunidad, "porque ya existen empresas catalanas que están violando los derechos humanos, y que además lo hacen en nombre de los derechos humanos».

Próximos pasos para hacer realidad el Centro de Evaluación durante el 2017

El Grupo Catalán de Empresa y Derechos Humanos, en su reunión de hoy lunes, ha acordado pedir una reunión urgente al Consejero de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia, Raül Romeva, para conocer de primera mano los procedimientos a seguir en partir de ahora, ya que según la resolución aprobada el pasado viernes, el Centro de Evaluación de los Impactos de las Empresas Catalanas en el Exterior debería ser una realidad en un periodo de ocho meses. El Grupo convocará expertos académicos y juristas para afinar técnicamente la propuesta de Centro tanto en relación a su estructura, como sus funciones. Para las organizaciones catalanas es fundamental asegurar la participación de la sociedad civil, y garantizar que los informes que pueda emitir el Centro sean vinculantes y dispongan de capacidad sancionadora. Las organizaciones impulsoras buscarán ampliar el apoyo a la iniciativa con la recogida de firmas de personas expertas en la materia, y de nuevas entidades.

De manera paralela y prioritaria, las organizaciones catalanas continuarán trabajando con organizaciones y representantes de colectivos y comunidades que ya han denunciado casos de vulneración de derechos humanos por parte de empresas catalanas. Así, el próximo jueves 17 de noviembre se reunirá de nuevo con una representante de las comunidades colombianas del puerto de Buenaventura, donde se instaló el grupo TCB, caso que hasta ahora ha servido para documentar los abusos y justificar la necesidad de crear algún instrumento de seguimiento de las empresas catalanas para poder hacer seguimiento y evitarlos.


Antecedentes del trabajo internacional en materia de Empresa y Derechos Humanos y la reunión de Ginebra

gin

Cumbre NNUU

El 26 de junio de 2014, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas aprobó, mediante la resolución 26/9, la creación de un Grupo de Trabajo intergubernamental- GTI que trabajara para un futuro Tratado Vinculante de Naciones Unidas sobre empresas transnacionales. Un acuerdo histórico votado por 20 países e impulsado desde abajo por más de 600 organizaciones y movimientos sociales de todo el planeta. Muy significativo que países como Argelia, Benin, Burkina Faso, China, Congo, Costa de Marfil, Cuba, Etiopía, la India, Indonesia, Kenia, Marruecos, Namibia, Pakistán o Vietnam votaran a favor mientras Alemania, Austria, Estados Unidos, Francia, Irlanda, Italia, Japón, o Reino Unido votaban en contra. La primera sesión de trabajo fue en julio de 2015 y del lunes 24 al 28 de octubre de 2016 se ha llevado a cabo la segunda sesión del Grupo de trabajo.

En esta segunda sesión, la presidencia ha vuelto a recaer en Ecuador y se ha recogido la opinión de diferentes expertos internacionales en la materia, entre los que hay académicos, juristas y miembros de la sociedad civil y de las comunidades afectadas. Es relevante decir que en esta sesión han participado más estados que en la de julio de 2015, especialmente de países de la UE. El Estado español también ha participado por primera vez. En la próxima sesión la presidenta del Grupo de Trabajo presentará un primer borrador de Tratado Vinculante, fruto de lo recogido en las sesiones previas.

En paralelo a la cumbre oficial se celebró una cumbre alternativa organizada por la Alianza para el Tratado y la Campaña Global para Reivindicar la Soberanía de los Pueblos, desmantelar el poder de las transnacionales y poner fin a la impunidad. El Grupo Catalán forma parte de esta campaña internacional que presentó propuestas concretas para el Tratado vinculante relativas a las obligaciones de las transnacionales, la arquitectura del derecho corporativo global o los derechos de las comunidades afectadas. La delegación catalana, por su parte, participó tanto de los paneles oficiales en la sede de la ONU, como los que ha habido en la cumbre alternativa.


Artículos recientes sobre transnacionales y vulneración de los derechos humanos

 

Cimera alternativa

Cumbre alternativa