SI SE PUEDE - IV Encuentro Nacional de ZRC -

Opinió

SI SE PUEDE - IV Encuentro Nacional de ZRC -

15/10/2014
Iñaki Mas - International Action for Peace

 

 

No dejaba de repetir José del Carmen Abril (Carmito) en una de las reuniones del Puesto de Mando Unificado que se había creado en torno al IV Encuentro Nacional de Zonas de Reserva Campesina que se celebró en Tibú del 18 al 21 de septiembre de 2014. Sí, se puede.

Las Zonas de Reserva Campesina (ZRC) son la gran apuesta y la gran batalla del campo colombiano. Es su salida. Casi que se podría decir que la única salida a un estado de abandono secular. Pero esta historia, la del acompañamiento de IAP a todo el proceso organizativo de este evento, comenzó un mes y medio antes más o menos.

Tibú York

En Tibú se mueve dinero, mucho dinero, eso es debido a que hay una gran planta de Ecopetrol y eso conlleva trasiego de contratistas y trabajadores de paso que gastan su dinero en la gran cantidad de comercios y restaurantes que hay en la población como en el restaurante Tibu York. Toda una declaración de principios... Tibú también es el centro neurálgico del monocultivo de palma de la zona.

Sí, en Tibú se nota que hay mucho dinero.

Además, el subsuelo del Catatumbo está repleto de petróleo y minerales y la superficie está destinada a monocultivos intensivos de palma. Esos son los planes del Gobierno para mantener el sorprendente crecimiento, en término de PIB, de Colombia. La locomotora minero energética, tan señalada por el Presidente Santos.

¿El resultado de todo esto? Un cóctel explosivo en el que la población civil, es decir, los campesinos llevan décadas perdiendo. Junte fuentes de recursos energéticos con una política estatal de dejar paso a grandes trasnacionales, junto a la producción de base de coca, tres guerrillas, abandono estatal en temas como salud o educación, militarización de la zona y, voilá, obtendrá el Catatumbo actual.

De ahí la importancia de la constitución de la ZRC del Catatumbo y de las ZRC en general ya que conllevan regulación territorial, reparto equitativo de tierras, proyectos productivos que posibiliten transitar del cultivo de coca a otro tipo de cultivos, inversión estatal en infraestructuras, educación y sanidad. Y, con todo ello, posibilitar la tenencia de la tierra y la presencia en el territorio, en paz, de sus habitantes.

¿Un paro agrario? ¿Otra vez?

"Es un paro. De nuevo nos quieren montar un paro en Tibú".

Esta frase no ha parado de escucharse en Tibú en las semanas previas al IV Encuentro Nacional de ZRC. Y aunque han habido muchos intereses en contaminar la información también es cierto que Tibú sufrió un bloqueo de 53 días el año pasado. Y ese recuerdo es aún reciente. Por este motivo, la pedagogía con la alcaldía, la población, los diferentes sectores de la ciudad incluidos los palmeros, ha sido fundamental para rebajar la tensión y demostrar que no era un paro agrario.

¿Entonces?

Se puede concluir que el IV Encuentro Nacional de ZRC ha sido un éxito organizativo ya que se logró congregar a más de ocho mil personas de todas las regiones de país en torno a ocho foros temáticos que, a su vez, se subdividieron cada uno en cuatro mesas de trabajo. Y tras dos días de trabajo alrededor de estas temáticas todo concluyó con una marcha festiva por las principales calles de Tibú, la lectura de un manifiesto político y la declaración oficial de la “Zona de reserva campesina de hecho del Catatumbo”.

Porque como decía Carmito: Sí, se puede. Se puede si se trabaja de modo conjunto, si se confía en la palabra y el buen hacer del campesinado, se ponen los esfuerzos en la construcción y no en el conflicto. Sí se puede terminar con la pobreza extrema y las desigualdades del campo colombiano con las ZRC.

Sí. Se puede.